El equipo

En 1962, coincidiendo con el despertar del turismo y en aquella "Calella de los alemanes", se abrió una taberna típica llamada La Quadra y que los alemanes llamaban pferdestall.

Desde entonces, acreditamos un reconocido sello de profesionalidad fruto de una buena gestión y de una mesa de productos de calidad que acompañamos con una bodega selecta de vinos y cavas.

Con el paso de los años, y con el bagaje que da la cultura del esfuerzo y del trabajo, La Quadra proyecta una imagen de establecimiento con experiencia, tradición y profesionalidad. Pero con la fiesta y la diversión como premisa máxima.

Por todo ello, queremos remarcar nuestra vocación de continuidad en la marcha del negocio, un espacio auténticamente típico y popular, donde se acaba de incorporar la tercera generación.

Amigos, sed bienvenidos y disfrutad de nuestra casa.

 

                                                               Josep Sitjas i Güell